LO MEJOR DE PARÍS. ¡EL RECORRIDO PARA VISITAR TODO LO IMPERDIBLE DE LA CAPITAL FRANCESA!

57 Views 0 Comment

Para empezar de la mejor manera su estadía en la capital del arte y del romanticismo, y antes de iniciar a recorrerla, tienen que amanecer regalándose el placer de disfrutar de un desayuno con el mejor dulce amado por los franceses: el croissant de manteca típico del Ilede-France. ¡Paren en una boulangerie y pidan por uno, o dos, o tres! ¡Ahora ya están listos para empezar el recorrido!

El primer día en París aconsejo ir derecho a ver la famosa Torre Eiffel y entrar a pleno en el espíritu parisino con esa visita emocionante! ¡Cuando estén ahí pueden optar por subir y conocerla más de cerca o pasear por el Champ de Mars, el parque situado delante del monumento y sacarte miles de fotos con esa hermosa obra! Si quieren entrar y subirse a la torre, es bueno saber que las entradas se pueden comprar con tiempo y online, así evitarán colas en el lugar y no gastarán tiempo muy precioso, ya que París tiene muchas bellezas para no perderse!

Torre Eiffel

Desde la Torre Eiffel pueden llegar a muchas de las atracciones más conocidas de la capital y desde mi experiencia aconsejo tomarse el gusto de ir caminando más que puedan, entre una y otra y disfrutar de las calles, edificios al estilo francés y tiendas parisinas. Caminando también van a poder descubrir aún más lugares característicos como bares, pequeños almacenes y panaderías, ver cómo vive la gente y observar cada detalle, hará que París se transforme en un viaje inolvidable bajo cada uno de sus sentidos.

Desde la Torre Eiffel una opción es seguir el recorrido hacia el Arco del Triunfo, situado sobre la plaza Charles de Gaulle. El arco fue construido entre 1806 y 1836 por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz, y también es uno de los monumentos más famosos de París.

Arco del Triunfo

Otra maravilla a no perderse es la Catedral de Notre Dame, el ejemplo de maravilla gótica más famoso de la capital francesa. Recuerdo que pudimos contratar una visita guiada por 10 euros y nos llevaron hasta arriba en sus torres, y pudimos admirar el panorama de toda la ciudad, ¡y tocar con manos los grotescos y grandes Gargoyle de Notre Dame!

Catedral de Notre Dame
Vista panorámica desde las torres de la Catedral de Notre Dame

A pocas cuadras de la catedral y dentro de la misma Isla de la Cité, se encuentra la Conciergerie, uno de los edificios más emblemáticos de París, donde entre sus muros estuvo aprisionada la reina María Antonieta a finales del 1700. Hoy es posible visitar su celda, donde pasó sus últimos días antes de su decapitación. Actualmente ahí se encuentra el Palacio de Justicia y la mayor parte de su interior está abierto para visitas. Si tienen poco tiempo en París, no les aconsejo entrar, pero si su estadía es de una semana o más, es interesante entrar para conocer más sobre la historia de la Revolución Francesa y de París en general.

La Conciergerie

Al lado de la Conciergerie se encuentra la Sainte Chapelle, inmancable en el recorrido, la cual custodia las reliquias más preciadas de la cristiandad, como la Corona de espinas de Jesucristo, adquiridas por San Luis. 

Sainte Chapelle

Desde la Sainte Chapelle pueden seguir su paseo por el borde del Sena, hasta llegar al Museo del Louvre. Visitar el museo necesita literalmente días enteros porque es inmenso, así que yo aconsejo estudiar previamente que obras les gustaría ir a ver (por ejemplo, la Gioconda de Leonardo Da Vinci) y entrar para esas únicamente, así podrán optimizar el tiempo. Si se quedan en París por 3 o 4 días, no es recomendable entrar al Louvre porque es muy grande y no van a tener tiempo de hacer el recorrido completo de todas las atracciones principales que los esperan.

Por otro lado si no son amantes de los museos, pueden ir a sacarse fotos con la hermosa pirámide del Louvre y seguir sucesivamente el recorrido hacia los jardines del Palacio Real.

Louvre

Desde el Museo del Louvre se llega fácil hasta el Jardín des Tuileries, que conecta con la Plaza de la Concordia y sucesivamente con la gran avenida de los Campos Elíseos y sus tiendas soñadas.

Otro de los puntos más destacados e imperdibles para ver en su viaje París es la Basílica Sacre Cœur en el barrio de Montmartre: dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, está construida en piedra blanca Travertino lo que le da su característico y brillante color blanco. Muy famosa es su campana, con el nombre La Savoyarde, que es una de las más grandes del mundo y tiene un peso de casi 19.000 kg. Para entrar al Sacre Cœur van a tener que subir unos 200 escalones por la plaza Square Louise-Michel, ¡pero no se asusten ya que no son tan exigentes!

Basílica Sacre Cœur – Montmartre

Para otro de sus días en París, conocido como el Barrio de los Pintores, los espera Montmartre, uno de los más pintorescos de París. Ubicado a casi 150 metros de altura, fue edificado sobre una colina que lleva el mismo nombre. Este barrio se convirtió en el tiempo en el lugar elegido por los artistas y bohemios. En él vivieron grandes pintores como Dalí, Van Gogh, Picasso, Monet, Matisse, Toulouse-Lautrec y Renoir, entre otros. En la actualidad, Montmartre es una combinación de esencias: tiene por un lado los vestigios del mundo del cabaret y por el otro es el ambiente artístico traído por las figuras que vivieron en él.

Merece mención el Moulin Rouge, su principal símbolo: el famoso cabaret ubicado en la zona roja de Pigale del barrio de Montmartre, uno de los estandartes de la Belle Époque y viene entreteniendo tanto a parisinos cómo a miles de turistas desde comienzos del siglo XX. Sus tablas vieron pasar grandes celebridades como Edith Piaf, Frank Sinatra o Liza Minnelli.

Así que es súper recomendable pasar una noche por su puerta y al menos a tomarse una fotografía con su famoso molino rojo e iluminado de fondo y si están con tiempo porque no ir a tomarse algo rico y vivir la magia de ese lugar!

Moulin Rouge

Otra etapa para recorrer París el Barrio Latino, llamado así por La Sorbona, una universidad que en el siglo XIII era de las pocas donde se impartía Latín y por donde han pasado importantes intelectuales cono Marie Curie o Victor Hugo. De ahí, a dos pasos les queda el Panteón: de este monumento se destaca la majestuosidad de su interior, sus pinturas y esculturas.

Aún nos falta bastante para conocer. Si les quedan días en París, uno de los lugares que jamás olvidaré por su extravagante construcción fue el Pompidou, el Museo Nacional de Arte Moderno. Este museo posee unas 100.000 obras, convirtiéndose en una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más completas del mundo junto con el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York y la Tate Modern de Londres. Entre los artistas representados están: Pablo Picasso, Joan Miró, Brancusi, Modigliani, Matisse, Francis Bacon, Jean Dubuffet, entre otros.
La construcción fue diseñada por los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers y merece sin duda alguna, ser mencionado como lugar imperdible para su visita en París!

Como dato útil les comento que al frente del museo hay bares y suelen haber puestos de comida callejera, ideal, como me gusta a mí, para sentarse en una veredita sin perder tanto tiempo y admirarlo de frente, mientras esperan ingresar (siempre si están con tiempo!).

Pompidou – Museo Nacional de Arte Moderno

A propósito de comer en París, recuerdo que cuando viajé decidimos almorzar un día con una baguette recién hecha comprada en un almacén de fiambres y quesos y elegimos completarla con el mejor brie y camembert de todos los tiempos, y las comimos sentados en Champ de Mars mirando la majestuosa Torre Eiffel! ¡Háganlo!

Si les gusta el shopping y tienen tiempo, París ofrece tiendas de todo tipo y todos los brand a disposición, sobre todo de costura, perfumerías, delicatessen y alta moda. Caminando por las calles, mientras se mueven de un monumento a otro, van a cruzarse con varias, pero si el tiempo les juega en contra, ¡hay un lugar que concentra los mejores negocios y son las Galerías Lafayette, tan conocidas y amadas que reciben más de 20 millones de visitantes al año!
Desde el atrio central, las corona una maravillosa cúpula de cristal con cientos de colores en mosaico, un ejemplo de arte para proyectarse en segundos a la belle epóque. Los arcos que cobijan las cuatro plantas de esta grande construcción, son el fulcro de este centro comercial cuya superficie es la más grande de todo el mundo occidental llegando a clasificarla como principal gran almacén europeo por cifra de negocios.

Galerías Lafayette

Les aconsejo aprovechar este lugar para utilizar los servicios y si viajan con hijos las galerías disponen de salas de lactancia, pero además, no se pierdan ir visitar a la terraza con una de las mejores vistas de la ciudad: a ocho plantas de altura, un mirador inesperado con la omnipresente Torre Eiffel y la colina de Montmartre al fondo.

Creo que para ver lo principal que ofrece este destino, con lo que les he contado van a poder disfrutar de una maravillosa estadía!

¡Ahora están más preparados para planificar su próximo viaje de sueños a París!