LA EXPERIENCIA DE UNA ARGENTINA EN NEW YORK EN EL MEDIO DE LA PANDEMIA. HABLA ANGIE DE @a.ttravesiamo

168 Views 0 Comment

Nos conocimos con Angie de casualidad. Recibí un comentario a una foto que publique en mi perfil hace unas semanas atrás, donde hablaba de las emociones que te atraviesan cuando migras para siempre a otro país, como me pasó a mi. Y de ahí empezó una larga conversación que nos trajo hasta aquí!
Así que hoy quiero compartirles la experiencia de Angie de @a.ttravesiamo una viajera que cuando empezó esta pandemia mundial, se encontraba en Nueva York.
Una experiencia muy valiosa, y que tal vez haya sido la misma de muchos.
Ella preparó el viaje de sus sueños con mucha expectativas, deseos por cumplir y que de repente, fuera de su zona de confort, tuvo que enfrentar una situación super complicada que finalmente la hizo volver.
Un sueño dejado a la mitad, pero que no deja de estar primero en la lista de las experiencias que quiere vivir, ni bien todo esto pase.

@A.TTRAVESIAMO PARA @THEREALHOTEL

Tuve la suerte de conocer lugares muy hermosos. Mi primer viaje fue a Brasil cuando tenía 15 años, con mi familia, ¡en auto! Y la primera vez que viajé en avión fue a Brasil también, pero con dos amigas, en 2007! Que viaje divertido, ahí me enamore de los aviones… fue amor a primera vista.

Hoy quiero contarles sobre el viaje que me robó el alma.

Angie de @a.ttravesiamo

NEW YORK BY ANGIE.

La primera vez que fui a Nueva York era el 2018, viaje sola, cosa que jamás antes había hecho y la segunda vez fue en febrero 2020 y viví una experiencia totalmente diferente.
Había planificado irme tres meses, vivir como local, recorrer los lugares no turísticos con el objetivo de perfeccionar mi inglés.

Llegué en pleno invierno, si bien ese año no fue uno de los más fríos lo sufrí mucho porque venía del calor fuerte de Córdoba, pero eso no me impidió caminar, conocer y disfrutar de la ciudad y su magia. ¡Así que disfrute el frío también! Además me gustan las temperaturas más bajas y las prefiero siempre antes que el verano. Me compré botas con piel y aptas para la nieve, una buena campera y arranqué a caminar y recorrer todo lo que en el primer viaje no había alcanzado a descubrir. 

Llegué con dos valijas que traían tantas cosas y que días antes me costo tanto terminar…pero además de la ropa, esas valijas llevaban muchas emociones: las despedidas de mi gente más cercana, algunas “anclas” para no extrañar tanto, cosas de la suerte que me dieron mis amigas, miles de expectativas y miles más de miedos e incertidumbre….

Que difícil fueron ese momento, toda la semana anterior a viajar y la despedida en el aeropuerto de Córdoba, fue lo más emotivo. Mas alla de que sabia queba a volver en p9cos meses, tambien es cierto que la vida es llena de sorpresas y uno nunca sabe cómo pueden darse las cosas y todo lo que puede suceder estando a la distancia.

Hubo muchos factores que hicieron que me enamorara de esta ciudad aun mas de cuando la imaginaba: conocer personas increíbles, barrios y lugares mágicos, la comida, todo me fascinaba.

Y…de repente, llegó la pandemia! Sucedió esta crisis mundial que nunca nadie imaginó y yo estaba tan lejos de mi casa.
New York me demostró lo generosa y solidaria que es, con los suyos, con los extranjeros, con cualquiera que lo necesite. El neoyorquino es la persona mas empática y solidaria que conocí, su historia la hicieron así, sus atentados y drama como sociedad creo que los ha convertido hacia cada adversidad, personas mucho mejores y en pandemia no fueron la excepción. 

Entre cuarentena y restricciones, mi viaje siguió: pude conocer la ciudad, disfrutarla, aprender mucho, perfeccionar el idioma, comer comida de lo mas variada y exquisita y en mayo, después de 4 meses, me encontré al frente de la decisión si volver a Argentina o quedarme un tiempo más. Después de meditarlo y analizarlo mucho decidí regresar… sigo dudando hoy ocho meses después, si fue la decisión correcta o no… en algunos puntos sì y en otro no, pero es lo que sucedió en ese momento. 

Cuando conocí New York por primera vez quedé enamorada y me costó mucho sacarme ese sentimiento de todo lo que significó para mí, por eso me propuse volver en cuanto puediera y conocer mas allá de lo que un turista puede conocer. Así es como después de meses de planearlo regresé, exactamente un año y medio después y si bien el viaje cambió mucho por la pandemia, mi amor por esta ciudad creció exponencialmente: la solidaridad y amor de su gente, la libertad de sus calles, lo cosmopolita de su cultura, sus miles de opciones de cosas para hacer de día y noche, hicieron que esté aún mas en mi corazón. Una ciudad a la que siempre volveré porque es mi segunda casa. 

Todos los lugares que conocí dejaron algo en mi y de todos me enamore un poquito pero New York marco y cambió mi vida para siempre. 

Estoy convencida de que tenemos que viajar con el corazón y los brazos bien abiertos y así empezarán a aparecer personas y experiencias únicas, que te hacen dar cuenta de que a pesar de los momentos grises la vida es maravillosa y vale la pena arriesgarse y salir de la zona de confort, porque ahí afuera es donde suceden las mejoras cosas.

Gracias Angie por compartir tu experiencia y dedicarla a todos aquellos que como vos, y como yo, no ven la hora de volver a viajar y a la aventura por el mundo!!! Si quieren conocer mejor a Angie, pueden seguirla en:
Instagram: @a.ttraversiamo
Blog: Meet me in New York